Asistimos en Vitoria al Congreso Internacional de Cuidados Paliativos y os lo contamos en un recorrido por los temas más importantes.


09/07/2018

Los días 7 y 8 de junio hemos asistido al XII Congreso  Internacional de Cuidados Paliativos celebrado en Vitoria-Gasteiz, ciudad muy acogedora. Un encuentro para adquirir conocimientos, compartir experiencias y como decía el Dr. Alberto Meléndez, Presidente del Comité Organizador en su bienvenida, un congreso pensado  para alimentar nuestra pasión por el trabajo que realizamos.

 

Un paseo por los stand nos permite conocer “38 GRADOS” una organización destinada a facilitar el último deseo de los pacientes en Cuidados Paliativos y que se muestran interesados por conocer y contactar con  el proyecto de la  Fundación Ambulancia del Último Deseo en nuestra región.

Antes de la inauguración oficial, los cursos Pre-Congreso nos acercan a la Musicoterapia, Arteterapia, Comunicación difícil, Dolor difícil, Investigación y Propuestas de Formación que tan necesarias son para el avance de los Cuidados Paliativos.

El Dr.Bruera, en su Conferencia Inaugural nos recuerda la importancia de nuestra presencia activa en la atención a los pacientes, el beneficio de una llamada telefónica, del uso de la silla junto al enfermo, el mejor instrumento que tiene el  médico como dijo el Dr. Gregorio Marañon, y por supuesto la capacidad como profesionales  de ayudar a mantener siempre la esperanza.

No hay duda de que  tanto la integración como la atención  precoz de cuidados paliativos  son claramente beneficiosos para el paciente y su familia. El reto al que nos enfrentamos dada  la necesidad creciente de esta atención, es definir el DONDE, el CUANDO Y  el CÓMO.

Existen ocasiones, tanto en enfermedad oncológica como en enfermedades crónicas avanzadas, en las que determinados indicadores hacen que de manera automática se identifique la  necesidad de atención paliativa, pero no es tan sencillo en otras situaciones. Trabajamos para que  cada día la identificación de estas necesidades y su atención sea en el tiempo adecuado, porque es un tiempo muy importante para los pacientes y sus familias.

Trabajamos con el sufrimiento humano. Debemos atender y diferenciar lo urgente y lo importante, y nunca olvidar lo importante.

Los síntomas físicos como el dolor, la disnea, las nauseas o la depresión deben atenderse de manera urgente. Aliviado esto, podremos acercarnos a lo importante: estructura familiar, necesidades sociales…y finalmente la espiritualidad y el bienestar total.

El sufrimiento aumenta mucho nuestra sensibilidad a pequeños detalles de bondad/amabilidad o descortesía/ crueldad. Como profesionales debemos ser conscientes del fuerte efecto placebo que tienen estos  pequeños detalles.

Hablamos de la importancia del autocuidado de los profesionales, a través de nuestro cuidado físico, del cuidado de  nuestro entorno y del equipo y del cuidado interior. A ello nos invitó la Mesa titulada “El Cuidado del profesional ¿qué hacer?, en la que el  Dr. Enric Benito expuso  la conferencia El cultivo del curriculum interior de los profesionales que trabajamos con el sufrimiento. Os dejamos un enlace para profundizar en este tema si os interesa: https://www.youtube.com/watch?v=u2g827GaSUg

La atención a síntomas difíciles, el sufrimiento y el deseo anticipado de muerte en la sociedad actual, la legalización de la eutanasia, las voluntades anticipadas, la sedación, la dinamización de la sociedad, la cooperación internacional, las comunidades compasivas, el impulso de la formación en las Universidades y otros muchos temas se trataron durante el Congreso.

Necesitamos seguir formándonos para prestar una atención de máxima calidad, necesitamos cuidarnos como profesionales para poder acompañar el sufrimiento, y necesitamos seguir trabajando en la organización, en la integración de los cuidados paliativos en los sistemas de salud, en la incorporación de la asignatura de cuidados paliativos en los planes de formación en las universidades y en el reconocimiento de la formación y experiencia de los profesionales. Todo ello con el fin de que cualquier persona que necesite cuidados paliativos tenga la garantía y la tranquilidad de que los recibirá tanto en su domicilio como en residencias o  en el hospital.

Volvemos de un Congreso en el que hemos compartido e intercambiado información y experiencias con otros profesionales con el ánimo de continuar trabajando por mejorar cada día algo que estamos convencidos que tiene mucho sentido y que son los cuidados paliativos.



Volver